MARISOL

MANDARINAS MARISOL

Apareció alrededor de 1970 en Castellón por la mutación de la Oroval.

El árbol tiene un porte mediano con crecimiento erecto, con alguna espina que desaparece con el tiempo. Tiene abundancia de hoja pequeña, pudiendo haber una gran diferencia en el tamaño de las mismas según proceda la brotación de la primavera o del otoño.
Tiene tendencia al cuaje de la mandarina en la punta del brote lo que da lugar a ramilletes en la recolección.

Los nudos de las ramas están muy juntos y tiene muchas hojas con lo que le hace fácilmente distinguible por su aspecto compacto y espeso.

Las mandarina es precoz en su maduración con una alta producción sin necesidad de polinizaciones forzadas. Tiene un buen comportamiento en todas las zonas de cultivo, pero la precocidad de la maduración vendrá influenciada por el microclima de cada zona, siendo su recolección normal a partir de mediados de septiembre.

Las mandarinas aguantan poco en el árbol en buenas condiciones y pronto tienen tendencia al bufado. Influye mucho el clima, siendo normal que si en una año, por lo fríos, las plagas, produce poco, aparecen frutos muy grandes y deformes lo que puede afectar a la venta de las mandarinas.

La mandarina tiene un punto de acidez pelándose con facilidad y tiene muy buen comer. Siendo rápida la venta de la mandarina desde que se coge hasta el consumo final, por lo problemas de bufado comentados.